2014(e)ko urtarrilakren 27(a), astelehena

Odisea edo guda ostea 1


Guda ostea: Agamenon
Troyako guda bukatu eta greziarrek etxera bueltatzeko irrikitan zeuden: hamar urtez euren etxeetatik urrun egon ondoren, euren emazte, seme-alaba eta senideak ikusteko gogo biziz zeuden. Baina, gudan zehar egindako gehiegikeriak ez ziren hain erraz ahaztuko. Greziar jainkoentzako gizakiek izan zezaketen akatsik larriena harrokeria zen, ϐρις, hau da euren ahalmen eta bertuteak jainkoeen botereekin konparatzea, bai hitzez eta bai ekintzez.
Greziarrek guda irabazi bazuten ere, hamar urte horietan jainkoei irain handiak egin zizkieten, batik bat euren tenpluetan: tenpluak apurtu, sazerdote eta sazerdotisak bahitu,…Baina gehiegikeriak ahaztuta Agamenon, bere etxera heltzeko irrikitan zegoen: inoiz baino boteretsuagoa zen eta hainbat opari zeramatzan Troiatik, beste askoren artean Casandra printzesa, orain bere esklabua zena. Koitaduak, bere emaztea, Clitemnestra, eta bere bi seme-alabak, Orestes eta Elektra, zain izango zituelakoan zegoen.
Baina Agamenon, estratega ona izanda ere, psikologia aldetik ez zebilen oso fin eta ez zuen kalkulatu bere emaztearen haserrea, Mizenas utzi zuenetik gorrotoz beterik zegoena… Agamenon eta bere gizonak Troiaruntz joaten saiatu zirenean Helenaren bila, itsasoa bare bare topatu zuten, inolako olaturik ez zegoela, eta horrela mantendu zen egun eta asteetan zehar. Azkenik, augur batek Ifigenia sakrifikatu beharra zegoela esan zuen, Agamenon eta Clitemnestraren alaba txikia.
 Ez pentsa Agamenonek zalantza handirik izan zuenik: Troiara joaten bazen bazekien bere ospea muga guztien gainetik egongo zela, eta jainkoek Ifigenia eraman nahi bazuten bere esanak betetzeko prest zegoen. Beraz Ifigenia gixajoa akabatu egin zuen bere amaren begi izutuen aurrean…nola ez, Clitemnestrak hamar urte eman zituen bere mendekua planeatzen.

Agamenonek abantailarekin jokatzen zuen: Casandrak, orain bere esklabua zena, etorkizuna ikusteko gaitasuna zeukan, Apolok emandakoa, eta itsasontzian zeudela Clitemnestraren planak kontatu zizkion, hau da, euren heriotza. Baina Agamenonek ez zuen hitz bat bera ere sinetsi, ezin dugu ahaztu hori zela Casandraren zigorra: Apolok etorkizuna ikusteko dohaia eman bazion ere, argi utzi zion inork ez zituela bere hitzak sinetsiko.
Casandraren zigor honek ospe handia izan zuen garai klasikoan, antzerki eta artelan ugari sorrarazi zituelarik. Gaur egun ere, zenbait poeta, abeslari eta zinemagile erabili egiten dute.
 Emma Hamilton Casandraren papera egiten. George Romney.
Szymborska, poetisa poloniarrraen eta nobel saridunaren poema dugu hau: Monólogo para Casandra


Soy yo, Casandra. Y ésta es mi ciudad bajo las cenizas. Y éste es mi bastón y éstas mis cintas de profeta. Y ésta es mi cabeza llena de dudas. Es verdad, triunfo. Mi cordura llegó a golpear el cielo con un rojo resplandor. Sólo los profetas que no son creídos tienen esas vistas. Sólo aquellos que empezaron a

hacer mal las cosas, y todo podría haberse cumplido tan pronto como si nunca hubieran existido. Ahora recuerdo con claridad cómo la gente, al verme, callaba en mitad de la frase. La risa se cortaba. Se separaban las manos. Los niños corrían hacia sus madres. Ni siquiera conocía sus efímeros nombres Y esa canción sobre la hoja verde...nadie la terminó en mi presencia. Yo los amaba. Pero los amaba desde lo alto. Desde encima de la vida. Desde el futuro.

Un lugar siempre hay vacío de donde qué más fácil que divisar la muerte. Lamento que mi voz fuera áspera. Mírense desde las estrellas – gritaba ,mírense desde las estrellas. Me oían¡ y bajaban la mirada. Vivían en la vida. Llenos de miedo. Condenados. Desde que nacían en cuerpos de despedida. Pero había en ellos una húmeda esperanza, una llama que se alimentaba con su propio parpadeo. Ellos sabían qué era un instante, fuera el que fuera antes de que...Yo tenía razón. Sólo que eso no significa nada. Y éstas son

mis ropas chamuscadas. Y éstos, mis trastos de profeta. Y ésta, la mueca de mi rostro. Un rostro que no sabía que pudiera ser hermoso
Ismael Serrano kantautore madrildarrak Casandra abestia plazaratu zuen bere Sueños de un hombre despierto diskan.

Baina buelta gaitezen Mizenasera: Agamenon itsasontzitik jaitsi eta pozik gerturatu zen bere etxera…bertan Clitemnestra zuen zain, hamar urte horietan Egisto izeneko amorante batekin harreman estua lortu zuena. Beste askotan bezala hemen ere bertsio desberdinak ditugu; Alde batetik Homeroren obran Egistok Agamenon akabatu zuela dio, nahiz eta Clitemnestraren konplizidade osoarekin. 



“Entretanto, en sus casas Egisto dispuso la traza maldita y al Átrida dio muerte: su pueblo quedó esclavizado. Siete años fue rey en Micenas; al octavo llegó allá por su mal desde Atenas Orestes divino, que, de nuevo en su patria, mató al matador de su padre, a aquél pérfido Egisto asesino del héroe glorioso”. HOMERO, ODISEA, III: 193 ss 
 
Baina Eskilo tragikoak idatziko duen Agamenon tragedian Clitemnestraren esku uzten du Agamenonen hilketa, Casandrak imaginatzen duen bitartean:

CASANDRA.- ¡Ay, desgraciada! ¿En verdad vas a ejecutar tus planes? En una bañera, mientras lavas el cuerpo de tu marido, de tu compañero de lecho… ¿Cómo diré el final? Al punto sucederá, pues extiende contra él, tensándola, una tras otra mano

AGAMENÓN.- (desde el interior de palacio) ¡Ay de mí! ¡Han herido mis entrañas con golpe certero! […] ¡Ay, ay de mí otra vez! ¡Una segunda herida he recibido!                                          […]

CLITEMNESTRA.-  [Que aparece ante la puerta con frialdad y dueña de sí misma] No voy a sentir rubor. Pues, ¿cómo en otro casi el que se apresta a descargar su bilis contra aquel que le odia a su vez, fingiendo ser amigo suyo podría una trampa insalvable de muerte levantar? Ha tiempo que tenía preparado este proyecto. Y ya llegó la hora del triunfo final, ¡tras tanto tiempo! Aquí me yergo, yo descargué el golpe ante mi víctima; y obré de tal manera, no os lo voy a negar, que no ha podido ni huir di defenderse. Una red sin salida, cual la trampa para peces, eché en torno a su cuerpo –la pérfida riqueza de un ropaje-. 

Lo golpeo dos veces, y allí mismo, ante un grito se desploma. Cuando está y a en el suelo, un tercer golpe le doy, ofrenda al Zeus de bajo tierra, protector de los muertos. 
            Ya caído, su espíritu vomita; exhala, entonces, un gran chorro de sangre, y me salpica con negras gotas de sangrante escarcha.
            Y yo me regocijo cual las mieses ante el agua de Zeus, cuando está grávida la espiga. Y eso es todo. Alegraos por ello, argivos. Si es que os causa gozo. Yo exulto, y si fuera razonable verter sobre un cadáver libaciones, ahora fuera justo y más que justo. A tal punto, la crátera, de males execrables llenó, y ahora lo paga.
            CORIFEO: Tus palabras nos causan gran asombro, ¡Qué osadía en tu lengua! ¡Qué soberbia jactancia ante tu esposo!
            CLITEMNESTRA: Me tentáis cual si fuera mujer irreflexiva. Y os digo, sin temor dentro del pecho, -y lo sabéis muy bien-: nada me importa el que aprobéis o condenéis mis actos. Este es Agamenón, cadáver ya, mi esposo, muerto a los golpes de mi mano, digna obra de un experto artista. He dicho.

Eta ondoren Clitemnestrak Casandra gaixoa akabatzen du:

CLITEMNESTRA: -refiriéndose a Casandra- No puedo perder tiempo con la extraña. Junto al hogar, en medio del palacio está ya preparado el holocausto. [Nunca pude esperar tanta alegría]. Si al fin has de entender, no te retrases. Si no obedeces porque no me entiendes, no hables, y mueve tu extranjera mano. […] Está fuera de sí, sin duda alguna. Solo atiende a su loco desvarío; llega de una ciudad recién tomada y no resiste el freno sin echar sanguinolenta espuma por la boca. Yo no voy a gastar más mis palabras para verme afrentada de este modo.
CASANDRA.- ¡Ay, ay! A una casa odiad por los dioses y cómplice de un crimen fratricida de cabezas cortadas… a un matadero humano, cuyo suelo de sangre está empapado. […] ¡Ay, ay! ¡Infausto destino el de esta desventurada! Sobre su sufrimiento vierto, proclamándolo a gritos, el mío propio. ¿A qué me has conducido hasta aquí? ¿A qué, sino a compartir su muerte? ¿No es así?
Clitemnestra Casandra hiltzen.
Baina Agamenon ez zen izan sufritu zuen bakarra. Guda osteko heroirik famatuena Odiseo dugu zalantzarik gabe, Ulises guretzako. Ulises Itakako erregea zen, Joniar itsasoko irla txiki bat. Baina dakizuen moduan bere ospea famatua zen oso Helade osoan zehar: bere argitasun eta trebesiak herri guztietatik zabaldu zuten bere izena. Ez ahaztu berari zor diotela greziarrek zaldiaren ideia, Troiaren kontra garaile irtetzea ahalbidetu ziena akeoei.

            Troiara joaterakoan bere emaztea Penelope eta bere semea Telemako etxean utzi zituen, eta nola ez, etxera bueltatzeko irrikitan zegoen guda bukatu ostean, hamar urte horietan ume txikia gizondua egongo zen eta agian Penelope itxaroteaz gogaituta…Baina Itakara bidea luzea izango zen oso, beste hamar urte eman baitzituen etxera heltzeko, bidean imagina daitezkeen abentura guztiak bizi izan zituelarik.
            Ulisesen bizipen guzti hauek Homerok kontatuko dizkigu berriz ere bere Odisean.
Hona hemen obra ezagun honen hasiera:
         Háblame, Musa, de aquel varón de multiforme ingenio que, después de destruir la sacra ciudad de Troya, anduvo peregrinando larguísimo tiempo, vio las poblaciones y conoció las costumbres de muchos hombres y padeció en su ánimo gran número de trabajos en su navegación por el ponto, en cuanto procuraba salvar su vida y la vuelta de sus compañeros a la patria. Mas ni aun así pudo librarlos, como deseaba, y todos perecieron por sus propias locuras. ¡Insensatos! Comiéronse las vacas de Helios, hijo de Hiperión; el cual no permitió que les llegara el día del regreso. ¡Oh diosa, hija de Zeus!, cuéntanos aunque no sea más que una parte de tales cosas. 



iruzkinik ez:

Argitaratu iruzkina