2014(e)ko urtarrilakren 27(a), astelehena

Odisea edo guda ostea 10



Ulises eta Kalipso
Naufrago baten modura mantendu zen, egurrari helduta, egun askotan zehar, baina egunsenti batean bere gorpu nekatua hondartza batera heldu zen: Ogigia irlan zegoen, Calipso ninfaren uhartea. Berak ederki zaindu zuen bere gonbidatua, bazkari hoberenak prestatuz, oherik erosoena eskainiz eta bere konpainia paregabea ere, nozki. Egia esanda Ulises ezin zen kexatu, urteak zeramatzan etxera bidean, baina bitartean ez zebilen guztiz gaizki pasatzen...
Max Beckmann. Odiseo eta Kalipso
Ulises benetan gustora zegoen berarekin, ez zitzaizkion ahaztean itsasoan nora ezean emandako orduak, bere azkeneko egunak izango zirela uste izan baitzuen askotan. Baina hala ere, bere bidaia luzeegia ez ote zen galdetzen zion bere buruari. Arratsaldero hondartzan eseri egiten zen eta bere irlan gertatzen zena imaginatzen zuen: Peneloperen eskuak gogoan zituen, bere aurpegi ederra, bere buruan gaztea  izaten jarraitzen zuena. Bere semearen aurpegia imaginatzen saiatzen zen, berarentzako ezezaguna: haur txikia gogoratzen zuen, orain 20 urteko gaztea izango zena. Calipsok ongi ezagutzen zituen Ulisesen desioak: heroiak askotan esaten zion familiarekin bueltatzeko irrikitan zegoela, ez zuela berarekin zerikusirik, emakume eder eta liraina izan arren Itakan bere familia zeukalako… Baina Calipsok berarentzako nahi zuen Ulises, eta egunak hilabete bihurtu ziren eta hilabeteak urte, azkenik ia 7 urte pasatu zituztela elkarrekin, bata pozez zoratzen eta bestea tristuraz beterik. Dena den, Calipsok ongi zekien harreman hori ez zuela etorkizun askorik zerbait egiten ez bazuen, eta orduan Ulisesi hilkor batek jaso dezakeen oparirik eder eta mirestuena eskaini zion: hilezkortasuna.Ulises betiereko bizitza bat izan zezakeen bertan berarekin geratzea  aukeratuz gero. Opari ederra benetan, edozeinek desiatuko zuena, baina bere familiatik guztiz aldenduta mantenduko zuena gure heroia. Pena handiz atzean uzten zuenagatik, baina gure heroiak ezin zuen bere maitalearen oparia onartu, eta hilkor arrunt bat izaten jarraituko zuen betirako heriotza bere bila etorri arte, hori bai, momentuz bere Itaka maitetik urrun.
—¡Laertíada del linaje de Zeus! ¡Odiseo fecundo en ardides! Así, pues, deseas irte en seguida a tu casa y a tu patria tierra? Sé, esto no obstante, dichoso. Pero si tu inteligencia conociese los males que habrás de padecer fatalmente antes de llegar a tu patria, te quedarás conmigo, custodiando esta morada, y fueras inmortal, aunque estés deseoso de ver a tu esposa, de la que padeces soledad todos los días. Yo me jacto de no serle inferior ni en el cuerpo ni en el natural, que no pueden las mortales competir con las diosas ni por su cuerpo ni por su belleza.
Respondióle el ingenioso Odiseo:
—¡No te enojes conmigo, veneranda deidad! Conozco muy bien que la prudente Penelope te es inferior en belleza y en estatura; siendo ella mortal y tú inmortal y exenta de la vejez. Esto no obstante, deseo y anhelo continuamente irme a mi casa y ver lucir el día de mi vuelta. Y si alguno de los dioses quisiera aniquilarme en el vinoso ponto, lo sufriré con el ánimo que llena mi pecho y tan paciente es para los dolores; pues he padecido mucho así en el mar como en la guerra, y venga este mal tras de los otros.
Así habló. Púsose el sol y sobrevino la obscuridad. Retiráronse entonces a lo más hondo de la profunda cueva; y allí muy juntos hallaron en el amor contentamiento.

Baina uste guztien kontra, Ulises ez zegoen guztiz bakarrik Ogigia irlan: Atenea, bere jainkosa maitea, Olinpotik bere egoera larria ondo ezagutzen zuen, eta bere aitarekin hitzegitea erabaki zuen, gizon gixajo horri irtenbide bat bilatzeko asmoarekin.
Pero se me parte el corazón a causa del prudente y desgraciado Odiseo, que, mucho tiempo ha, padece penas lejos de los suyos, en una isla azotada por las olas, en el centro del mar; isla poblada de árboles, en la cual tiene su mansión una diosa, la hija del terrible Atlante de aquel que conoce todas las profundidades del ponto y sostiene las grandes columnas que separan la tierra y el cielo. La hija de este dios retiene al infortunado y afligido Odiseo, no cejando en su propósito de embelesarlo con tiernas y seductoras palabras para que olvide a Itaca; mas Odiseo, que está deseoso de ver el humo de su país natal, ya de morir siente anhelos. ¿Y a ti, Zeus Olímpico? ¿No se te conmueve el corazón? ¿No te era grato Odiseo cuando sacrificaba junto a las naves de los argivos? ¿Por que así te has airado contra él, Zeus?
Atenea, jakituriaren jainkosa
Contestóle Zeus, que amontona las nubes
—¡Hija mía! ¡Qué palabras se te escaparon del cerco de los dientes? ¿ Cómo quieres que ponga en olvido al divinal Odiseo, que por su inteligencia se señala sobre los demás mortales y siempre ofreció muchos sacrificios a los inmortales dioses que poseen el anchuroso cielo? Pero Poseidón, que ciñe la tierra, le guarda vivo y constante rencor porque cegó al ciclope, al deiforme Polifemo; que es el más fuerte de todos los ciclopes. Desde entonces Poseidón, que sacude la tierra, si bien no intenta matar a Odiseo, hace que vaya errante lejos de su patria. Mas ¡ea! tratemos todos nosotros de la vuelta del mismo y del modo como haya de llegar a su patria; y Poseidón depondrá la cólera, que no le fuera posible contender, solo y contra la voluntad de los dioses, con los inmortales todos.
Respondióle en seguida Atenea, la deidad de ojos de lechuza:
—¡Padre nuestro, cronida, el más excelso de los que imperan! Si les place a los bienaventurados dioses que el prudente Odiseo vuelva a su casa, mandemos en seguida a Hermes, el mensajero Argifontes, a la isla; y manifieste cuanto antes a la ninfa de hermosas trenzas la  verdadera resolución que hemos tomado sobre la vuelta del paciente Odiseo, para que el héroe se ponga en camino. Yo, en tanto, yéndome a Itaca, instigaré vivamente a su hijo y le infundiré valor en el pecho para que llame al ágora a los melenudos aqueos, y prohiba la entrada en su casa a todos los pretendientes, que de continuo le degüellan muchísimas ovejas y flexípedes bueyes de retorcidos cuernos. Y le llevaré después a la arenosa Pilos para que, preguntando y viendo si puede adquirir noticias de su padre, consiga ganar honrosa fama entre los hombres. 
Hermes, jainkoen mezularia
Zeusek Hermes bidali zuen Ogigiara Calipsorekin berba egiteko eta honek Ulises aske utzi behar zuela agindu zion. Era honetan, Itakako erregea itsasontzi txiki batean helduko zen feazioen lurraldera, eta feazioek lagunduko zioten bere azkenengo bidaia egiten: Horiek ziren Zeusen aginduak. Baina bidea ez zen horren erraza izango: Poseidonek zerutik ikusi zuen Ulises gixajoa itsasontzian sartuta eta Eolori haize bolada izugarriak sortzea eskatu zion, mesede pertsonala…Berriz ere 20 egun eman zituen itsasoaren kontra borrokan, eta oraingoan ere irabazi egin zuen.
El poderoso Poseidón echando mano al tridente, congregó las nube, y turbó el mar; suscitó grandes torbellinos de toda clase de vientos; cubrió de nubes la tierra y el ponto, y la noche cayó del cielo. Soplaron a la vez el Euro, el Noto, el impetuoso Céfiro y el Bóreas que, nacido en el éter, levanta grandes olas. Entonces desfallecieron las rodillas y el corazón de Odiseo. Mucho tiempo permaneció Odiseo sumergido, que no pudo salir  a flote inmediatamente por el  gran ímpetu de las olas y  porque le pesaban los vestidos que le había  entregado la divinal Calipso. Sobrenadó, por fin, despidiendo de la boca el agua amarga que asimismo le corría de la cabeza en sonoros chorros. Mas aunque fatigado, no perdía de vista la balsa; sino que, moviéndose con vigor por entre las olas, la asió y se sentó en medio de ella para evitar la muerte.

iruzkinik ez:

Argitaratu iruzkina