2014(e)ko urtarrilakren 27(a), astelehena

Odisea edo guda ostea 11



Ulises feazioen uhartean: bidaiaren amaiera
Egun gutxi batzuk falta ziren erregearen alabaren ezkontzarako; Nausicaa zuen izena printzesak eta Ateneak argi zuen bere esku utzin nahi zuela Ulisesen bidaiaren bukaera. Horretarako bere lagun baten itxura hartu zuen eta ohe ondoan agertu zitzaion, hondartzara gerturatzeko eskatzeko. Karro batean joan egin ziren hondartzaruntz eta berarekin zihoazen emakumeak susto ederra jaso zuten, bat batean gizon bat topatu baitzuten guztiz biluzik: Ulises. Ulises Nausicaarengana hurbildu eta bere egoera azaldu zion, eta Nausicaak era honetan erantzun zion:
—¡Forastero! Ya que no me pareces ni vil ni insensato, sabe que el mismo Zeus Olímpico distribuye la felicidad a los buenos y a los malos, y si te envió esas penas debes sufrirlas pacientemente.
Entre tanto el divinal Odiseo se lavaba en el río quitando de su cuerpo el sarro del mar que le cubría la espalda y los anchurosos hombros, y se limpiaba la cabeza de la espuma que en ella había dejado el mar estéril. Mas después que, ya lavado, se ungió con el pingüe aceite y se puso los vestidos que la doncella, libre aún, le había dado, Atenea, hija de Zeus, hizo que pareciere más alto y más grueso, y que de su cabeza colgaran ensortijados cabellos que a flores de jacinto semejaban. Y así como el hombre experto, a quien Hefesto y Palas Atenea enseñaron artes de toda especie, cerca de oro, la plata y hace lindos trabajos, de semejante modo Atenea difundió la gracia por la cabeza y por los hombros de Odiseo. Este, apartándose un poco, se sentó en la ribera del mar y resplandecía por su gracia y hermosura. Admiróse la doncella y dijo a las esclavas de hermosas trenzas:
            —Oid, esclavas de níveos brazos, lo que os voy a decir: no sin la voluntad de los dioses que habitan en el Olimpo, viene ese hombre a los deiformes feacios. Al principio se me ofreció como un fulano despreciable, pero ahora se asemeja a los dioses que poseen el anchuroso cielo. ¡Ojalá a tal varón pudiera llamársele marido, viviendo acá: ojalá le pluguiere quedarse con nosotros! Mas, oh esclavas, dadle de comer y de beber al forastero. Mas ahora, que has llegado a nuestra ciudad y a nuestra tierra, no carecerás de vestido ni de ninguna de las cosas que por decoro ha de alcanzar un mísero suplicante. Te mostraré la población y te diré el nombre de sus habitantes: los feacios poseen la ciudad y la comarca y yo soy la hija del magnánimo Alcínoo, cuyo es el imperio y el poder entre los feacios.
Benetan ongi hartu zuten feazioek euren etxean: janaria non nahi eta mota guztietako opariak jaso zituen, gehien bere izena jakin ostean. Egun batzuetan zehar deskantsatu egin zuen, merezi zuen eta, oso lasai gainera, bere hurrengo geltokia ongi ezagutzen baitzuen: behingoz bere etxera helduko zen, Itaka maitera, bere semea ezagutuko zuen, eta bere emazte besoetan hartu…akaso baina, 20 urtez bere zain egon ote zen bere Penelope maitea??????

iruzkinik ez:

Argitaratu iruzkina